Elevator Pitch

La idea original consistía en vender una idea al director general en el ascensor, en tan solo un minuto. La versión personal del Elevator Pitch supone convencer a los empleadores, de nuestro talento y habilidades para un puesto concreto, en un tiempo record.

Para ello hay que elaborar un discurso, de no más de un minuto, con el fin de soltarlo en cuanto se presente la ocasión: eventos, encuentros profesionales, entrevistas con empresarios, con empleadores, en redes especializadas, etc.

Para elaborar un elevator pitch personal hay que ser natural y tener confianza en uno mismo, además hay que responder a estas 4 cuestiones fundamentales, a saber:

  • ¿Qué haces?
  • ¿Qué problemas vas a solucionar?
  • ¿Qué te hace único?
  • ¿En que puesto o empresa encajas?
Transformación digital para el empleo – 4.8 Las claves de un buen elevator pitch – Actívate

No te pierdas: